LA CENTRAL

En 1997 surge La Central de Cooperativas Cafetaleras de Honduras (La Central), como un organismo de integración cooperativa de segundo grado. Aglutina a productores y productoras organizados en cooperativas de primer grado. Actualmente representa alrededor de 3,371 productores y productoras que viven en 11 de los 18 departamentos del país, organizados en 86 cooperativas. De estas cooperativas actualmente se mantienen activas con la organización 51 y están en proceso de formación 11 más. La Central cuenta con un porcentaje del 27% de mujeres en su membresía y dentro de los cuerpos directivos tiene  una representación del 30% incluyendo cargos como la vice presidencia de la Junta Directiva, lo que demuestra el compromiso de la organización con la participación equitativa de las mujeres.

Objetivo General

Reestructuración y control por parte del sector productor de la institucionalidad cafetalera específicamente el Instituto Hondureño del Café (IHCAFE) y el Fondo Cafetero Nacional (FCN).

Eliminación del Consumo Interno, una ley que obligaba a los productores a subsidiar, con un precio por debajo del mercado internacional, la materia prima que se necesitaba para producir  el café tostado y molido que se consume en el país.

Misión:

Facilitar los mecanismos de exportación directa de café y contribuir a mejorar la calidad del mismo; apoyando a los pequeños y medianos productores y productoras, organizados en cooperativas, en los procesos de producción, comercialización e industrialización del café.

 

Visión:

Construir un país donde prevalezca la equidad y solidaridad humana y así eliminar las injusticias que por años han sometido a los hondureños a situaciones de extrema pobreza y desigualdad social.

HISTORIA

Una vez obtenido el control por parte del sector productor de las organizaciones que norman y regulan el siguiente tema en la agenda de incidencia fue la formulación y aprobación de la política cafetalera nacional.

 

Luego, en el 2002, en el marco de la campaña “Comercio con Justicia”, se diseñó y ejecutó la campaña por la aprobación y aplicación de una Política Cafetalera Nacional con el fin de orientar el desarrollo del sector caficultor del país. La campaña con el slogan “Sin café no hay mañana”fue exitosa no sólo en términos de los resultados de cabildeo político sino, también, con una alta calidad técnica y eficacia en términos de comunicación.

 

Producto de la coyuntura política, el objetivo de la campaña se redefinió hacia la aprobación de la Ley de Reactivación Financiera del Sector Productor de Café (el Fideicomiso) lo que se logró en octubre 2003. Finalmente se logra la aprobación de la política cafetalera en mayo del 2006,  En mayo del 2007, fue modificado el Fideicomiso para convertir este en un instrumento de largo plazo que permita financiar las actividades de renovación del parque cafetero, severamente afectado por la crisis, y la diversificación del sector.

 

La Central además de las actividades que desarrolla en beneficio de sus cooperativas afiliadas y de la caficultura hondureña en general, es desde el año 2014, el distribuidor exclusivo para Honduras de la línea de productos de nutrición vegetal llamada ERGO, únicos en el mundo que están formulados mediante nano-biotecnología con Carbono 12, que contribuye a enmendar y acondicionar suelos y generar una mejor absorción de los nutrientes por parte de las plantas lo que da como resultado incrementos en la producción de todo tipo de cultivos. El programa incluye un producto para aplicar al suelo junto con los fertilizantes que normalmente utiliza el productor y dos fertilizantes foliares, como complemento nutricional.